03 junio 2006

Crímenes contados


La disparidad de los personajes investigadores que componen esta colección de relatos constituyen su hilo conductor: policías de placa y pistola, detectives privados variopintos, matones...

Trece cuentos de autores que van desde los más veteranos como Francisco González Ledesma, Juan Madrid o Andreu Martín, hasta los más jóvenes, Rafael Fuentes, Juan Bolea, Mosteo o Rafael Reig, pasando por una generación intermedia representada por Alicia Giménez Bartlett y José Luis Muñoz.

Una significativa antología, por tanto, que refleja la mezcla heterogénera de autores, estilos y tendencias que caracteriza el momento actual de la literatura criminal en España.

Crímenes contados: Antología del relato negro español. Edición de Fernando Martínez Laínez. Palencia: Menoscuarto, 2006. 266 pág.

- Un oficio de nuestro tiempo. Fernando Martínez Laínez
- Miguel Agustí: Buena suerte, Basuras
- Juan Bolea: La tumba de su mejor amigo
- Rafael Fuentes: Miruna
- Alicia Giménez Bartlett: La voz de la sangre
- Francisco González Ledesma: El tiempo en las ventanas
- José Luis Gracia Mosteo: Adán prefiere a la serpiente
- Julián Ibáñez: Cerdos
- Juan Madrid: Cosas que pasan
- Andreu Martín: Ahora vamos a hablar de Laura
- Fernando Martínez Laínez: Mirando al mar
- José Luis Muñoz: El inspector
- Manuel Quinto: Pornoduro (un nuevo caso para Buenaventura Pals)
- Rafael Reig: Caso cerrado.

3 comentarios:

Capucine dijo...

Hola.

Estoy ahora mismo leyendo los relatos de esta antología. Los leo sin ningún orden y de momento me he llevado alguna sorpresa simpática: los más tremendos, como el de Julián Ibáñez ("Cerdos") y el de Rafael Fuentes ("Miruna"), y también he visto varias redacciones escolares. (Como que han invitado a autores sin ninguna inclinación por el género a participar y, claro, no iban a decir que no :).)
Con el cuento de Juan Madrid ("Cosas que pasan") me pasa a mí que no estoy segura de haberlo entendido bien (y me parece que la culpa no es toda de mis entendederas). ¿Alguno lo habéis leído? Esto... no es cuestión de destriparlo, pero agradecería vuestros comentarios.
Hasta pronto.

peachey dijo...

Hola, Capucine

peachey dijo...

También tuve problemas con "Cosas que pasan", lo leí tres veces hasta llegar a la santa conclusión de que es un experimento de economía del lenguaje: la cantidad de información que puedes retirar de una historia es directamente proporcional al interés del lector por imaginarla, pero existe un punto de inflexión que J.Madrid en esta ocasión ha rebasado.
¿Tremendamente buenos, malos, o simplemente tremebundos?, "Miruna " y "Cerdos" son los únicos relatos negros de la antología. Las últimas novelas de J.Ibañez son buenas, y R. Fuentes(un desconocido del que no he tenido ocasión de leer nada más)pone el listón muy alto a sus colegas parapoliciales.
Hasta otra, Capucine.